Skip to content

Oraciones para la Semana de Agradecimiento a los Docentes

La Semana de Agradecimiento a los Docentes se celebra en las escuelas de EE. UU. del 8 al 12 de mayo. Citando a Catalina McAuley, pedimos la bendición de Dios para el cuerpo docente de nuestras escuelas: «¡Que Él los bendiga y los proteja, y los haga instrumentos de Su gloria!».

Oraciones

De la Escuela Secundaria de la Misericordia (Farmington Hills, Michigan)

Dios todopoderoso, hoy venimos a ti y te damos gracias por todos nuestros docentes. Gracias por la forma en que se entregan cada día en el aula, sirviendo e instruyendo a la próxima generación de esta tierra. Te damos las gracias por todos ahora. Dios, por favor llena sus corazones de valor ahora con tu poderoso Espíritu. Llena a todos con tu fuerza, para que estén a la altura de todos los desafíos y no se cansen. Llena a todos de tu sabiduría, para que puedan hacer un buen juicio al guiar y ayudar a otros. Llena a todos de tu paz, para que cuando llegue el estrés y la ansiedad no los abrume. Llena a todos de tu alegría, para que la pasión que sienten se convierta en una pasión contagiosa que se propague.

De la Asociación Nacional de Educación Católica

Dios de Misericordia, sostén a los docentes que dan todo lo que tienen. Fortalece a los docentes que asumen la culpa de tantos problemas fuera de su control. Ayuda a los docentes agotados a descansar.

Dios de fortaleza, anima a los docentes a ser cariñosos e inspíralos a ser acogedores. Motiva a los docentes a seguir aprendiendo por diversión y hacer que el aprendizaje sea agradable para los jóvenes.

Estamos asombrados a los docentes que saben calmar a una clase de niños de cinco años o ayudar a los de cuarto grado a ser empáticos. Admiramos a los docentes que disfrutan de los escritores de secundaria, o enseñan física o matemáticas o historia. Bendice a los que esperamos que logren estos milagros y que sepan consolar a los niños cuando los milagros no sucedan.

Dios de justicia, ayuda y apoya a los docentes en su llamado especial, donde sea que enseñen y sin importar los obstáculos que deban enfrentar. Oramos en el nombre de nuestro gran maestro, Jesucristo. Amén.

Back To Top