EDUCACIÓN DE LA MISERICORDIA: VALORES FUNDAMENTALES

Se fundaron las escuelas y ministerios de la Misericordia en fidelidad al carisma, a los valores fundamentales y a la tradición de la Misericordia.  Se expresa esta fidelidad hoy en las declaraciones de misión de nuestros ministerios de educación.

También alentamos a nuestras escuelas a abrazar y expresar los valores de colaboración, compasión y servicio, excelencia educativa, preocupación por las mujeres y por los problemas de las mujeres, visión y responsabilidad globales (mundiales) y crecimiento espiritual (afirmada en la IX Conferencia de Educación Secundaria de la Misericordia, 1990).

Los valores fundamentales de nuestras escuelas hacen eco de los temas importantes que se encuentran en los documentos clave de las Hermanas de la Misericordia a continuación.

Ir a: Capítulo 2017 Renovado Compromiso  |  Asuntos Críticos  |  Declaración de Línea de Dirección

Nube de Palabras de las Declaraciones de Misión de las Escuelas de la Misericordia.

Capítulo 2017 Renovado Compromiso

Extracto: El Sexto Capítulo del Instituto cree que el Dios de Misericordia, Sabiduría y Misterio nos está llamando, como Hermanas de la Misericordia de las Américas, una comunidad internacional e intercultural, a profundizar nuestra relación con Dios y de unas con otras e intensificar nuestro trabajo en comunión con todos los que buscan un mundo más justo e inclusivo. Reconocemos un anhelo de ser uno en toda la creación, en todos los pueblos y dentro de nuestro Instituto. El sufrimiento de nuestro mundo nos llama a usar nuestra voz con coherencia y clara intencionalidad.

Asuntos Críticos

El Quinto Capítulo del Instituto celebrado en 2011 afirmó una respuesta intensificada a los asuntos críticos actuales, incluyendo:

  • Inmigración
  • No violencia
  • Anti-racismo
  • Tierra
  • Mujer

El sexto Capítulo del instituto celebrado en 2017 nos llamó a abrazar nuevamente los Asuntos Críticos va través de la lente de la no violencia.

2005 Declaración de Línea de Dirección

Animadas por el Evangelio y la pasión de Catalina McAuley por los pobres, nosotras, Hermanas de la Misericordia de las Américas, somos impulsadas a comprometer nuestras vidas y nuestros recursos para actuar en solidaridad con

  • Los empobrecidos del mundo, especialmente las mujeres y los niños;
  • las mujeres que buscan plenitud de vida e igualdad en la Iglesia y la sociedad; y
  • unas y otras al abrazar nuestra realidad multicultural e internacional.

Este compromiso nos impulsará a

  • Desarrollar y actuar desde una perspectiva multicultural e internacional;
  • hablar con una voz cooperativa;
  • trabajar por el cambio sistémico;
  • practicar la no violencia;
  • actuar en armonía e interdependencia con toda la creación; y
  • llamarnos mutuamente a una conversión continua en nuestra manera de vivir y en nuestros ministerios.